¿QUÉ, veinte años no es nada?