Larutadesiqueiros

Guillermina Guadarrama Peña 

La ruta de Siqueiros.
Etapas en su obra mural

2010

La producción mural de David Alfaro Siqueiros fue prioritaria en su creación plástica. Desde el Manifiesto de Obreros Técnicos, Pintores y Escultores, publicado en 1923, proclamó la supremacía de ese género sobre la pintura de caballete, porque la primera, sostenía, era pública y la segunda privada.

La ruta de Siqueiros. Etapas en su obra mural es un recorrido a través de cinco décadas (de 1922 a 1972) en las que el artista no cesó de experimentar al crear murales siempre innovadores, controvertidos por su técnica y temática; un trayecto por su historia, entorno creativo, implicaciones políticas, fortalezas y debilidades. Asimismo, es un recuento de las posturas ideológicas del autor, el contexto personal en que realizó su trabajo y los viajes que hizo por el continente americano.

Cinco etapas distinguen la obra mural de Siqueiros. La primera, en la entonces Escuela Nacional Preparatoria, donde empleó la encáustica y el fresco. La segunda, a partir de los murales en Los Ángeles, California, en los que sustituyó las herramientas técnicas y pictóricas tradicionales por elementos usados en la industria. La tercera etapa inicia con el mural de Chillán, Chile, cuando el soporte no fue más el muro, sino tablas de masonite, celotex o triplay adosados a éste. En la cuarta trabajó el escultomosaico, en obras dirigidas al público en movimiento o que se encuentra a grandes distancias. En la quinta y última etapa el concepto de integración plástica alcanzó su expresión máxima con la realización del Polyforum Cultural Siqueiros en la ciudad de México.